sábado, 9 de enero de 2016

RIBADELAGO-Zamora-Castilla y León-España






Ribadelago es un pueblo de la provincia de Zamora, ubicado en un paraje precioso junto al Lago de Sanabria donde comienza el Cañón del Rio Tera. El pueblo está situado en pleno Parque Natural del Lago de Sanabria, el mayor lago glacial de España.
 Para llegar a Ribadelago hay que coger en Puebla de Sanabria la carretera del Lago e ir bordeándolo  por la izquierda hasta llegar a este recóndito y maravilloso lugar.

Dicen que el pueblo fue fundado por los frailes del Abad Juan que venía de Córdoba, huyendo del acoso musulmán, con gentes que le acompañaron desde las tierras andaluzas.



De Ribadelago parten varias rutas. destacando  la Senda del Cañón del Tera, la Senda de los Cañones del Cárdena y Segundera y la del Lago y los Monjes.
































Ribadelago se hizo tristemente famoso en la fecha del 09/01/1959, cuando fue arrasado por la rotura de la presa, mal construida, de Vega de Tera, ocho kilómetros más arriba. De los 549 habitantes que tenía en esta fecha, murieron 144, pudiendo recuperar tan solo 28 cuerpos. Familias enteras desaparecieron y el pueblo quedo totalmente destruido a excepción de unas cuantas casas. Dada la situación del pueblo y las infraestructuras de la época, las primeras asistencias no llegaron hasta la mañana siguiente.
Tras la catástrofe se inició una campaña  solidaria de nivel internacional y entre los actos benéficos resaltan un partido de futbol amistoso entre el Real Madrid y el Fortuna de Dusseldorf, que recaudo un millón de pesetas de la época y una carrera ciclista en Montjuic.
En lugar de construir el pueblo en su lugar original se eligió un nuevo emplazamiento conocido como Ribadelago Nuevo y denominado entonces oficialmente Ribadelago de Franco en honor al entonces dictador de España. Las responsabilidades nunca se depuraron y la presa quedo abandonada.

El proceso judicial posterior condenó a directivos de Hidroeléctrica Moncabril, la empresa titular de la construcción y explotación de la presa, a un año de cárcel, estos recurrieron y desgraciadamente se fueron todos de “rositas”.
El pueblo viejo de Ribadelago no llego a ser abandonado totalmente, a pesar de las presiones gubernamentales y actualmente esta siendo recuperado.